Para los que me queráis conocer soy Mónica y si tuviera que describirme con una palabra sin duda sería INCONFORMISTA. Lo soy por naturaleza, siempre he sentido una necesidad imperiosa de saber más, de preguntarme el porqué de las cosas, de buscar sin saber que busco, de encontrar mi lugar en el mundo o de saber a qué he venido. Soy como una ficha que no encaja y que por suerte no quiero que encaje.

Durante muchos años me sentí perdida, siempre me faltaba algo. Hasta que un día por fin se me presentó la oportunidad de hacer mi primer viaje. Eso marcó un antes y un después en mi vida, ese vacío que había sentido siempre se había llenado, se había llenado solo por el hecho de viajar, de conocer otra cultura, de pisar otro país, de conocer costumbres nuevas, pero sobre todo se había llenado de ganas de repetir.

El planeta es muy grande y la vida muy corta, no quiero irme sin haber dado una vuelta por él.

Cuando volví de ese viaje mi mentalidad había cambiado, ahora me apetecía más hacer cosas nuevas y fue así como descubrí otra de mis pasiones: las travesías y la montaña. Fusionar el deporte con los viajes es lo que más me llena, he hecho tres veces el Camino de Santiago, he visitado cuatro países, he viajado sola y he viajado acompañada. Sin duda pienso seguir haciéndolo e intentar cumplir mi sueño de dar la vuelta al mundo.